Taller ¡Sincroniza tu Vida!, Lleida, 01-12-2012

Taller ¡Sincroniza tu Vida!, Lleida, 01-12-2012

Imagen

Taller ¡Sincroniza tu Vida! 01-12-2012 en Lleida

Taller ¡Sincroniza tu Vida!, Lleida, 01-12-2012

A grandes rasgos, hay dos clases de culturas en cuanto al modo de relacionarnos.

A grandes rasgos, hay dos clases de culturas en cuanto al modo de relacionarnos.

En los países muy poblados como Japón o Gran Bretaña, se tiende a mostrar una “educación negativa”. esto significa que la gente es consciente de la necesidad de intimidad de los demás y de su deseo de que no se entrometan en su vida. Allí no es una muestra de educación hacer preguntas cuando se acaba de conocer a alguien, como medio de manifestar nuestro interés por ese alguien. En cambio, en países donde hay más espacio, como Estados Unidos, la gente se inclina más a practicar la “educación positiva” donde se hace especial hincapié en la inclusión y la franqueza, y en donde si sería una muestra de educación hacer preguntas cuando se acaba de conocer a alguien.

Resulta difícil formular directrices sobre los sentimientos de los demás, porque varían mucho de una cultura a otra, de una familia a otra, de una persona a otra y de un momento a otro.

Por ello debemos trabajar en aprender a captar los sentimientos de las personas más allá de aprender y actuar según directrices y normas.

El modo de aprender a estar con alguien, consiste precisamente en estar con ese alguien.

Consiste en estar presente a todas las posibilidades en lugar de estar pendiente de si se cumple lo que esperamos en base a cómo somos nosotros, a nuestras expectativas o en base a las normas culturales introyectadas.

¿Sabes cómo hacerlo inolvidable?

Las reflexiones verbales no bastan para desaprender el modo repetitivo que tenemos de reaccionar emocionalmente.

¿Será que necesitamos el concurso del Hemisferio derecho no verbal y no consciente, metafórico, visual, emocional, holístico y visual?

Cada vez que aprendes algo que no se olvida cambia literalmente la anatomía de tu cerebro.

¿Sabes cómo hacerlo inolvidable?

 

Estar en la marea

“En las cosas humanas hay una marea, que si se la toma a tiempo conduce a la fortuna; para quien la deja pasar, el viaje de la vida se convierte en bajíos y desdichas”, William Shakespeare. Sincronízate para fluir con la marea.
#Escuela de Sincronización

El economista Paul Romer inventó en 1990 una nueva teoría del crecimiento económico según la cual, las ideas son un recurso inagotable. Nos hacía notar la diferencia entre bienes e ideas del modo siguiente: Mientras la economía siempre se ha enraizado en la escasez y la carestía del mundo material, las ideas son bienes no rivales. Por eso, al contrario de lo que dicta la teoría económica aplicada a los bienes, para los cuales su consumo los disminuye o desgasta, las ideas tienden a ser más útiles (utilizando el término de utilidad económica, asociado al rendimiento) cuanto más populares son, es decir, que su consumo, lejos de desgastarlas, conduce a rendimientos crecientes y a nuevas innovaciones.

Existe, pues, una gran diferencia entre los objetos y las ideas. Como existe una gran diferencia entre lo objetivo y lo subjetivo, y existe una gran diferencia entre lo que somos capaces de percibir rápidamente y las profundidades tan distintas a las que llegamos a través de la intención y la conciencia.

Cuando las ideas se comparten, las posibilidades no se suman sino que se multiplican.

Cuando bajamos de lo que se ve a primera vista a lo que está en capas sucesivas, descubrimos nuestra pasión y nuestra regeneración continua.

¿Qué tal si juntas Ideas compartidas y en circulación, con, Pasión? ¿Quieres probar a imaginarlo?

#Escuela de Sincronización de Juna Albert, Consultoría, Coaching, Formación y Conferencias.

Tiempo y Stress

El antídoto a nuestra moderna enfermedad del tiempo es practicar el no-hacer de modo intencionado. Este no-hacer aplica igual tanto si sufres de no tener tiempo como si sufres de tener demasiado tiempo.

Supongo que debes estar preguntándote cómo vas a practicar el no-hacer cuando tu realidad es que te falta tiempo. O si tu caso es el de sentirte aislado, aburrido y con nada más que tiempo libre en tus manos, debes estar preguntándote cómo vas a llenar ese vacío con una dosis de tiempo lleno de “nada”.

La respuesta es simple: la paz interior, en donde no sientes ni stress, ni angustia, ni aburrimiento, … donde todo está bien, está más allá del tiempo.

Si te comprometes a dedicar cada día un tiempo a estar en quietud interior, aunque solamente lo hagas durante dos minutos, o cinco, o diez. … durante estos momentos estarás fuera del río del tiempo. Porque, más allá de nuestros calendarios y agendas, el tiempo es una sensación.

Cuanto más practiques el tomarte cada día un tiempo para practicar el no-hacer y estar presente, más sensación de tiempo por delante tendrás.

Seguro que ya has observado que estar presente no toma tiempo sino que lo amplía. Este estar presente y consciente sencillamente redondea cada momento, lo hace más lleno, vierte vida dentro de él. Y entonces puedes hacer todo lo que tienes que hacer y hacerlo bien, tomando buenas decisiones objetivas, con perspectiva y acordes al momento y la situación.

Practicando el no-hacer y practicando el estar presente de muchos modos distintos…

#EscueladeSincronización, Coaching, Consultoría, Formación y Conferencias